Me volvió a pasar…

Me vino a ver un ángel.

(Porque sí, los ángeles existen y también han sido perseguidos y silenciados, al igual que lo fueron las brujas)

En este caso era un ángel muy especial, aunque quizás todos lo somos.

Era uno de esos ángeles que tienen el número 3 en el número del Alma, así que en realidad él piensa que es un demonio y no es consciente de la increíble luz angelical que desprende a su alrededor.

A veces nos pasa esto, en realidad lo que mantenemos en “la sombra” es nuestro lado más luminoso. Mucha gente cree que tratar con la sombra es tratar con sus partes feas, las que no van a gustar y van a ser rechazadas.

¡Pero nada que ver!

Tratar con la sombra significa tratar con las cosas que mantenemos “escondidas” en el inconsciente, y suena paradójico pero la mayoría de las veces lo que alberga nuestra sombra son las partes más luminosas y valoradas por los demás que nosotros mismos nos negamos a reconocer.

¿Por qué tendremos esta tendencia a infravalorarnos tanto?
¿Por qué le damos todo nuestro peso y atención a las cosas que no nos gustan de nosotros y no somos capaces de valorar nuestra propia luz?

¡En fin!

Que me vino a ver un ángel disfrazado de demonio.

Uno de esos hombres despiertos que están permitiéndose ser sensibles.

Uno de esos hombres que no quiere sexualizar a la mujer y que tampoco quiere que se dé por sentado que por ser hombre (y guapo), lo hace.

Uno de esos hombres que buscan conexiones verdaderas y que no quiere entrar en el campo energético de una mujer llevando consigo sus preocupaciones o asuntos sin resolver.

Porque esta Nueva Era es femenina y los hombres aquí también están haciendo su parte.

Se dice que atraemos lo que vibramos, y cada día más me doy cuenta de que a mi alrededor hay una cantidad enorme de personas bonitas tomando su parte de responsabilidad en sanar, en cuidar, en amar y en Co-Crear una Nueva Tierra.

Porque las viejas maneras ya caducaron, es el momento de ir más adentro, bien profundo y encontrar Nuestra Verdadera Voz.

 
Es la Era de la Autenticidad Radical.
Es la Era de encontrar nuestra Luz más poderosa y atrevernos a mostrarla.
Es la hora de encontrar a la Tribu que se atreva a Ser y a Vivir.

Y este ángel vino a enseñarme una enorme lección, vino a enseñarme a ser rechazada y aún así seguir amando.

Vino a sostenerme en ese espacio en el que mi Corazón se cerró, porque después de que él me rechazara, me rechacé yo a mí misma, y eso sí que dolió.

Y hubo un momento en el que tuve que volver a encontrar el AMOR y darme cuenta de que hay un amor inmenso viviendo dentro de mí y que nada de lo que pase afuera puede hacer que desaparezca si yo decido seguir amando.

Los dos salimos profundamente enriquecidos de este encuentro y fue verdaderamente mágico.

Cuando te das cuenta de que a pesar de ser “rechazada” puedes seguir amando, conectando e interesándote de verdad por lo que está sucediendo dentro de ese «Universo Humano» a niveles profundos, es dónde te das cuenta de que todos estamos poniendo nuestro granito de arena por sanar y que cada uno de nosotros somos un enorme océano de historias mentales, dudas y contradicciones y que nada, absolutamente nada, hay que tomárselo personal.

Así que nada… aquí me quedé, con mi inmenso AMOR vibrando dentro de mí, tremendamente agradecida de que las lecciones que me da la vida vengan disfrazadas de ángeles hermosos.

Y manteniéndome abierta en canal a esta increíble experiencia que hemos venido a experimentar:

LA VIDA

Y déjame que te diga una cosa:

La única razón que hace que te levantes de la cama cada mañana es que hay una fuente inmensa de AMOR amándote, date cuenta de esto porque es muy grande.

Ese es el gran reto de estos tiempos.

Volver a recordar que somos Amor, recordarles a las personas que nos rodean lo maravillosa que es su Luz, abrazar y sostener el espacio para los que estamos aprendiendo a sentir y expresarnos.

Y así, entre todos, vivir al Servicio de esta nueva Humanidad que está llegando.

¡Yo nunca serví para cumplir reglas, pero sí que valgo para servir!

Porque la Vida es eso:

Ser, Vivir, Servir.

(¡Qué sencillo y cuánto lo complicamos!)

Reflexiones de la Luna Nueva en Cáncer, dónde le prestamos atención a nuestra manera de vincularnos, apegos emocionales, qué tipo de relaciones queremos cultivar en los próximos 6 meses.

¡Qué todas tus relacionen te ayuden a crecer y te devuelvan el reflejo de tus partes más luminosas!

Con Mucho Amor,

Amrita Parvan