¿Haces yoga? ¿Meditas?

Seguro que has oído hablar de la palabra “âsana”, pero… ¿te has preguntado alguna vez de dónde viene exactamente y a qué se refiere?

¿Sabías que los saddhus (yogis) en la India se sientan sobre una alfombrita para meditar que recibe el nombre de “âsana”?

Y es que âsana en realidad significa “asiento” y precisamente sobre eso es de lo que quiero hablarte hoy:

sobre asientos y posturas para sentarse.

Âsana

es una palabra en sánscrito que literalmente significa “asiento” (pronunciada correctamente es esdrújula y con la primera á, larga, como si fueran dos aes juntas).

Aunque hoy en día la traducimos como “postura” y de hecho la asociamos con complejas posturas cercanas al contorsionismo, la realidad es que en su origen, la palabra más bien significaba “el asiento de la Conciencia” y las primeras referencias a âsana que podemos encontrar en los textos clásicos son principalmente posturas sedentes para favorecer el flujo de energía durante la meditación. Âsana se refiere más a un estado de Consciencia que a una postura determinada.

En los Yogasutra de Patanjali, un texto del s. III a.C. que supone una de las más grandes referencias para el yoga clásico, sólo hay tres sutras que se refieren a âsana.

“Sutras” son aforismos, frases cortas en las que se concentra una gran cantidad de sabiduría y que suelen requerir de un maestro que las desarrolle e interprete. Es una forma muy habitual en la que se recoge la sabiduría en los textos hindúes:

Sthirasukhamâsanam (Sutra II.46)

STHIRA – estabilidad, presencia, firmeza

SUKHAM – bienestar, confort, comodidad, alegría, dulzura

ÂSANAM – as – estar asentado, ser

Prayatnasaithilyânantasamâpattibhyâm (Sutra II.47)

PRAYATNA – correcto esfuerzo

SAITHILYA – libre, suelto

ANANTA – sin fin, ilimitado

SAMAPATTI BHYÂM – objetivo, meditación

Tatodvandvânabhighâtah (Sutra II.48)

TATAH – entonces

DVANDVA – extremos, opuestos

ANABHIGHÂTAH – no estar afectado por

Âsana es algo que tiene las cualidades de estabilidad y comodidad.

Un correcto esfuerzo, libre y suelto nos permite reconocer que estamos en âsana.

A través de la concentración en la respiración que es la entidad sin límites sobre la que la mente se puede concentrar con facilidad.

Como consecuencia de una buena práctica de âsana el yogi no está condicionado por los extremos.

Y después de esta pequeña lección sobre âsana, sánscrito y Patanjali,

hablemos de mi amado Shiva, ¿Por qué se sienta sobre una piel de tigre?

Shiva, el dios que representa la Conciencia Suprema, se sienta sobre una piel de tigre o la usa para cubrir su cuerpo.

En la India, el tigre es el vehículo de Shakti, la diosa madre, y representa la Energía Universal. Para los shivaitas, que Shiva esté sentado sobre una piel de tigre significa que Él domina la energía Shakti. También se le atribuye el significado de que está por encima de los instintos más terrenales siendo capaz de controlarlos.

En las tradiciones hindús podemos encontrar a Shiva tanto como un renunciante que practica la austeridad peregrinando por los bosques desnudo y descalzo, como un esposo y padre de familia que junto a su mujer Parvati es capaz de disfrutar de todos los placeres terrenales.

Y es que al final es necesario experimentar la austeridad y el exceso, y conociéndolos ambos podemos entonces encontrar el lugar adecuado en cada momento. (Esta es sólo mi experiencia)

Y como no,
hay una leyenda que nos explica el porqué de esta piel de tigre:
“Nos cuenta el Shiva Purana que el dios Shiva solía deambular por los bosques como un saddhu desnudo. En una ocasión llegó a un bosque en el que habitaban varios saddhus que vivían allí con sus familias.
Las mujeres de los “hombres santos” se sintieron atraídas por aquel Shiva joven, apuesto y desnudo, pero Él no era consciente de ello y simplemente continuó su peregrinaje como de costumbre sin darse cuenta de las miradas de aquellas mujeres.
Los “hombres santos”, en cambio sí se dieron cuenta de que sus mujeres le miraban lujuriosamente y se molestaron, entraron en cólera y decidieron darle a aquel joven una lección:
Cavaron un foso en su camino e introdujeron en él un tigre, para que cuando Shiva pasara por allí, lo atacará. Pero el poderoso Shiva, se cruzó con el tigre y en cuestión de segundos lo mató, lo despellejó y usó su piel para cubrir su cuerpo. Desde entonces se viste o se sienta a meditar sobre una piel de tigre que simboliza la victoria del poder divino de Shiva sobre los instintos animales (ira y lujuria).
Los “hombres santos” asombrados, se dieron cuenta de que Shiva no era un Saddhu cualquiera e inmediatamente se postraron a sus pies.”
Entonces…¿hay que sentarse sobre una piel de tigre?

Simbolismos aparte, vamos a hablar ahora de los asientos más adecuados sobre los que sentarse a meditar y algunos de los motivos:

-Se prescribe en Ayurveda que no conviene sentarse sobre el suelo desnudo (sin cubrir) debido al riesgo de desequilibrar Vata por lo que se recomienda que los yoguis usen algún tipo de separación entre ellos y el piso / roca, etc.

-Dado que los yoguis y los saddhus generalmente estaban lejos de la civilización y de la tela hecha por el hombre, esto pudo conducir al uso de una ‘tela’ más natural o directamente la piel de algún animal.

-En el Guru Gita se describe el efecto de meditar sobre diferentes materiales, entre ellos la piel de venado, la piel de tigre, la hierba kuja, la lana, el algodón, etc. Incluso su color, según el Guru Gita, aporta diferentes efectos.

-“Solo los yoguis que llevan una vida estrictamente célibe usan piel de tigre. Los otros usan piel de antílope. La razón de esto es la diferencia en el poder de las respectivas pieles para aislar del magnetismo de la tierra”. – Comentario de HathaYoga Pradipika.

-Muchos practicantes de Kundalini Yoga usen pieles de oveja para sentarse. Esta es una preferencia personal. Yogi Bhajan recomendó la piel de oveja para la meditación, ya que crea un aislamiento entre el yogui y la atracción magnética de la Tierra. De hecho, muchas personas experimentan estados más profundos de conexión con su Ser y el Universo cuando usan una piel de oveja en comparación con una esterilla. (Las esterillas sintéticas de yoga se dice que reducen hasta 1/3 del aura de una persona).

Pero entonces…¿sobre qué me siento?

Estos son algunos datos y comentarios al respecto que he encontrado en internet. Es cierto, que en Kundalini Yoga es habitual utilizar una piel de borrego, lo que para algunos vegetarianos y veganos crea cierta controversia.

En esto, como en todo, mi consejo es que experimentes y encuentres la opción que más te guste. Lo que yo sí aconsejo y recomiendo es:

– Que tanto la ropa que utilices para la práctica, como el soporte sobre el que te sientes, sea de origen natural, evitando tejidos y materiales sintéticos.

– Que haya una conciencia ecológica detrás de tus decisiones.

– Que para periodos prolongados de meditación, emplees un cojín o soporte que eleve tu cadera y te ayude a mantener una postura más relajada con menos esfuerzo. (recuerda: sthiram sukham)

Vale!
Y ahora…¿cómo me siento?

Pues este es otro TEMAZO (en mayúsculas) porque hay una gran variedad de posturas de meditación dependiendo de tus cualidades anatómicas o según el objetivo o práctica que estemos llevando a cabo.

Aquí te dejo algunos ejemplos que he extraído del libro “Asana, Pranayama, Mudra, Bandha” de Swami Satyananda Saraswati que aprovecho para recomendarte.

¡Este ha sido uno de los libros de referencia durante muchos años de mi práctica y mi enseñanza!

POSTURAS DE MEDITACIÓN:

El principal objetivo de las posturas de meditación es permitir al practicante permanecer sentado e inmóvil durante largos periodos de tiempo sin incomodidad. Cuando el cuerpo permanece en quietud durante cierto tiempo es cuando se puede experimentar el estado de “meditación”.

Swami Sivananda, de Rishikesh dijo lo siguiente sobre Àsana y meditación:

“Debes ser capaz de sentarte en alguna de las posturas de meditación durante 3 horas sin que el cuerpo titubee. Sólo entonces puedes alcanzar “asana siddhi”, (maestría en âsana) y serás capaz de experimentar los estados más elevados de pranayama y dhyana. Cuanto más firme es tu âsana, serás capaz de mantener una mente más enfocada. Incluso si eres capaz de mantenerte firme en tu âsana por lo menos por una hora y eres capaz de mantener tu mente enfocada, puedes lograr sentir “atmic anandam”, paz infinita, dicha y gozo en tu Alma.”

Por supuesto, esto sólo se alcanza a través de la práctica regular y al principio es completamente normal sentir incomodidad en la postura e incapacidad de mantenerse en quietud. Ante todo, siempre debemos abordar la práctica de estas posturas desde una aceptación de las propias capacidades y un cuidado extremo, comenzando por las variantes más sencillas y siempre practicando de forma segura.

Yo aconsejo el uso de un cojín de meditación siempre para elevar tu cadera aunque seas un/a practicante con experiencia, excepto para la postura de padmasana (el loto) que sólo aconsejo abordarla a practicantes con mucha experiencia, la sufieciente flexibilidad, y rodillas y ciática sanas.

-SUKHASANA (Postura fácil)

Es la más cómoda y fácil de todas las posturas de meditación y la más adecuada para principiantes. A pesar de que es la más simple de todas, es difícil mantenerla durante largos periodos. Si las rodillas todavía no quedan cerca del piso, la mayoría del peso del cuerpo recae sobre los isquiones pudiendo aparecer dolor de espalda.

ARDHA PADMASANA (Medio loto)

La postura del medio loto es más estable que la anterior y menos exigente que el loto completo. Uno de los pies reposa sobre el muslo contrario, acercando el talón al abdomen lo máximo posible, aportando una base bastante estable que favorece la meditación, aunque no es aconsejada para personas que sufren de dolor en la ciática.

– PADMASANA (Postura del loto)

Para entrar en la postura del loto debemos asegurarnos de tener la suficiente flexibilidad y preparación física y, aún así, abordarla con cautela siendo contraindicada para personas que sufren de ciática, rodillas débiles, infecciones genitales…

Padmasana permite mantener la columna firme y estable durante largos periodos de tiempo favoreciendo la meditación. Esta postura estimula el flujo de prana desde la base de la columna, mooladhara (en el perineo) hacia sahasrara. En padmasana se produce una presión en la espalda baja que calam el sistema nervioso. La respiración se vuelve más lenta, la tensión muscular se relaja y la presión sanguínea se reduce. Los nervios del cóccix y el sacro se tonifican ya que se redirige parte del flujo sanguíneo de las piernas a la zona abdominal, lo que también estimula el proceso digestivo.

– SIDDHASANA / SIDDHA YONI ASANA

La variante masculina y femenina de este asana en la que uno de los talones queda justo debajo del perineo (en los hombres) o la vagina (labios mayores en la mujer) ejerciendo presión en mooladhara chakra, (nos sentamos ligeramente sobre él) y el otro talón queda presionando el pubis, colocando directamente un tobillo encima del otro. Los dedos del los pies se introducen entre el muslo y la pantorrilla de la pierna contraria. En la postura original masculina los genitales quedarían justo entre el tobillo inferior y el superior, pero si esto es muy incómodo se puede adaptar.

Esta postura eleva la energía de los centros inferiores a través de la columna estimulando el cerebro y calmando el sistema nervioso. La presión de ambos talones favorecen la activación de mulabandha y vajroli/sahajoli mudra lo que redirige los impulsos nerviosos sexuales a través de la columna hacia el cerebro lo que nos aporta control sobre las hormonas reproductivas lo cuál es necesario en determinadas prácticas tántricas o de celibato, por lo que es importante saber cuál es el objetivo de nuestra práctica.

– VAJRASANA (Postura del rayo)

Esta postura afecta al flujo sanguíneo y el pulso nervioso en la zona pélvica fortaleciendo los músculos de esta área. Es una buena medida preventiva para las hernias. Mejora la actividad del sistema digestivo, calmando en casos de acidez o úlceras. Reduce el flujo sanguíneo hacia la zona genital y masajea las fibras de estas áreas pudiendo ser beneficiosa para inflamaciones testiculares, dolores menstruales o preparatoria al parto.

Es la postura más adecuada para personas con ciática o “sacral infection”.

Esta postura es la que utilizan los Musulmanes o los Budistas Zen, por ejemplo.

– VIRASANA (Postura del héroe)

Virasana equilibra la mente y estimula el poder de concentración, favorece más conciencia de

De nuestra mente inconsciente e induce rápidamente a la relajación mental y física. El pensamiento se vuelve más claro y preciso. Es muy útil para personas con una actividad mental muy agitada o con u na mente muy dispersa e incontrolables pensamientos. Muy beneficiosa para los riñones, el hígado y los órganos reproductores y abdominales.

Esta postura es una variación de la que utilizamos en la sadhana acuariana durante el mantra Wahe Guru Wahe Jio.

Espero que todo esto no te abrume, sino más bien que te inspire a seguir explorando e investigando en tu propio cuerpo, recuerda que al final 5 minutos de práctica valen más que toda una vida de teoría, así que sea como sea:

Toma asiento y medita.

Si te ha gustado el post, si tienes alguna pregunta o si quieres compartir algo, te leo en los comentarios 😉

Hari Om